Pages Navigation Menu

Familia, salud, nutrición y bienestar. La revista para estar bien.

10 Primeros auxilios

10 Primeros auxilios

Todos los días estamos expuestos ha accidentes que cambian la vida de muchas personas, si no se toman las medidas necesarias.

Los primeros auxilios es la ayuda que se le brinda a una persona que ha sufrido algún tipo de emergencia o accidente. Los principales casos en donde se requiere de asistencia rápida son: las quemaduras, enfermedades, lesiones y hemorragias. Su propósito es aliviar el dolor y prevenir el agravamiento de su estado, hasta que reciba apoyo de un paramédico. Existen 10 reglas básicas a tomar en cuenta en caso de accidentes. Seguir estas reglas ayuda a  brindar la asistencia necesaria.

Un piquete de araña, una caída o ahogarse con un pedazo de comida puede ser un caso de emergencia que requiera de primeros auxilios.

  • Conservar la calma: es muy importante estar tranquilo para que  la mente se despeje y  te ayude  a pensar mejor y saber como actuar ante diversas situaciones. Si los nervios te traicionan es probable que tu mente se bloque y no sepas como actuar.
  • Evitar aglomeraciones: es primordial  mantener la zona despejada, para que el herido tome aire con más facilidad . Además las aglomeraciones pueden entorpecer el trabajo del socorrista.
  • Saber imponerse: tiene que hacerse cargo de la situación, organizar y dirigir a las personas, además de evaluar al herido.
  • No mover: esta regla es indispensable y elemental. No se debe mover a nadie que haya sufrido un accidente hasta estar seguro de que se pueden realizar movimientos sin riesgo de empeorar las lesiones.
  • Tranquilizar al herido: en  algunas ocasiones los accidentados suelen estar asustados y desconocen los daños que presentan , por eso, es importante  que el socorrista transmita confianza y pueda mejorar el estado del paciente.
  • Examinar al herido: es muy importante analizar al accidentado antes de que reciba asistencia  médica, para saber qué medidas tomar y que complicaciones presenta.
  • Mantener al herido caliente: cuando el organismo humano recibe una lesión, se activan los mecanismos de autodefensa implicando perdida del calor corporal. Esta situación se acentúa cuando existe pérdida de sangre, ya que una de sus funciones, es mantener la temperatura del cuerpo.
  • Avisar a los profesionales: pedir ayuda de los paramédicos más cercanos o profesionales que brinden asistencia médica.
  • Brindar un traslado adecuado: es muy importante esperar el transporte acondicionado para trasladar al paciente.
  • No medicar: esta facultad depende exclusivamente de los médicos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *