Pages Navigation Menu

Familia, salud, nutrición y bienestar. La revista para estar bien.

HEMORRAGIA OBSTETRICA

HEMORRAGIA OBSTETRICA

Por: Dr. Miguel Ángel Mejia Martínez / Ginecología y Obstetricia – Biología de la Reproducción Humana

Podría definirse como aquella pérdida sanguínea aguda capaz de ocasionar alteraciones hemodinámicas de tal magnitud que pueden comprometer la adecuada función orgánica e incluso la vida de la mujer embarazada.

Con fines descriptivos pueden dividirse en las que suceden en la primera mitad y las de la segunda mitad de la gestación; siendo estas últimas, por su trascendencia el tema a tratar en esta ocasión.

Se considera hemorragia postparto aquella pérdida de mas de 500ml de sangre tras el parto o más de 1000ml posterior a una cesárea. Se considera grave si supera los 1000ml después de un parto.

Por orden de frecuencia encontramos que casi el 70% de los casos se debe a la falta de una adecuada contracción del músculo uterino tras la expulsión placentaria, esto es conocido como atonía uterina. El 20% de los casos es asociado a lesiones anatómicas en el canal de parto (laceraciones, desgarros).

La retención de la placenta en fragmentos o total (acretismo) constituye el 10% de las causas y en menor frecuencia aproximadamente 1% las alteraciones en la coagulación.

La mortalidad materna en nuestro país asociada a esta entidad ha disminuido en la última década, sin embargo aún es alta en relación a los países desarrollados.

Actualmente, en nuestro país, es tema central de múltiples congresos, simposios, cursos y talleres orientados al desarrollo del conocimiento y habilidades del profesional de la salud para el reconocimiento y atención de los factores de riesgo para el desarrollo de esta grave complicación.

Es la 2ª causa de muerte materna, sólo precedidas por la preeclampsiaeclampsia.

Se ha identificado que el embarazo a edades más avanzadas y el incremento en el número de nacimientos por cesárea, se asocian a un aumento en la incidencia de alteraciones asociadas a hemorragia obstétrica.

Se describen los siguientes factores de riesgo:

Anteparto:
1) Historial de hemorragia postparto (se estima un riesgo de recurrencia de 10% en embarazos posteriores).
2) Multiparidad (> 5 partos).
3) Alteraciones en la coagulación o uso de medicamentos anticoagulantes.
4) Anomalías en la implantación placentaria.
5) Edad > 30 años.
6) Sobre distensión uterina (gestación múltiple, aumento anormal de líquido amniótico, fetos grandes ? 4000gr).

Durante el parto:
1) Parto prolongado.
2) Preeclampsia y trastornos relacionados.
3) Muerte fetal.
4) Uso de medicamentos para inducción o conducción de trabajo de parto.
5) Uso del sulfato de magnesio (tratamiento en la preeclamspia-eclampsia).
6) Infecciones en la placenta y sus membranas (corioamnionitis).

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *