Pages Navigation Menu

Familia, salud, nutrición y bienestar. La revista para estar bien.

Hígado graso como consecuencia de la obesidad.

Hígado graso como consecuencia de la obesidad.

Por: Dra. Melissa Aimeé Garza Charles / Médico Bariatra / SBELTA

Cada vez más niños sufren enfermedades de los adultos, esto se debe a que no siguen una alimentación balanceada y no practican ejercicio diario. Uno de estos problemas es el hígado graso, padecimiento que se está diagnosticando en menores de nueve años y adultos jóvenes.

Este problema presenta una alteración del órgano, acumulación excesiva de grasa en las células del hígado. Padecimiento que no es fácil de diagnosticar, pero cuando un menor o joven adulto presenta sobrepeso u obesidad se le deben realizar exámenes de laboratorio o ultrasonido abdominal; ya que éste es el procedimiento para diagnosticar el hígado graso, ya que no existen síntomas que identifiquen la enfermedad, pero en algunos casos puede presentarse dolor abdominal, lo cual nos ayudaría a sospechar la enfermedad.

fds

Los factores de riesgo para desarrollar un hígado graso son el incremento rápido de peso, sedentarismo y consumir alimentos ricos en azúcar, grasa y harinas. La obesidad es la consecuencia de una mala alimentación que se le da al niño. “El hígado graso no sólo se da por la grasa, sino por el consumo excesivo de azúcar, el hígado no pude metabolizar solo tanta azúcar”. Para consumir una alimentación “sana” no se necesita consumir comidas o productos light, podemos ingerir hasta tres porciones de frutas al día y 4 de verduras y en el caso de los lácteos pueden ser bajos en grasa, de preferencia consumir carnes blancas y las rojas solo dos a tres veces por semana.

La obesidad en niños y adultos jóvenes es una epidemia que se ha incrementado muy rápido últimamente. Las prisas, sumado a las demandas laborales han restado tiempo a las familias, y no sólo se han sacrificado los momentos de compartir, sino también la buena nutrición.

Además, la tecnología ha vuelto a nuestros niños y jóvenes personas menos activas físicamente, causando un aumento de enfermedades que se presentan cada vez más en edades tempranas, entre éstas: hígado graso no alcohólico y la esteatohepatitis.

hythyt

Estas dos enfermedades son la causa más común de enfermedad hepática crónica en niños y adolescentes en países industrializados. Esto asociado a un aumento de sobrepeso y obesidad. Aunque los criterios varían en diferentes estudios, la prevalencia hasta el día de hoy de hígado graso en niños y adolescentes con obesidad puede llegar de un 40 a un 90%, a mi consideración alta respecto a años anteriores y no presente en estas edades.

El hígado graso no alcohólico es una afección de origen metabólico que consiste en la acumulación de grasa en la célula hepática. Médicamente se la denomina “esteatosis” y engloba un conjunto de condiciones clínicas que van desde la simple presencia de grasa en el tejido hasta el desarrollo de inflamación, llamada “esteatohepatitis” y fibrosis hepática, pudiendo evolucionar hasta una cirrosis.

Lo peor de esta enfermedad es que es asintomática, por esto es necesario hacer pruebas de función hepática y un ultrasonido abdominal. Estas enfermedades hay que saber diferenciarlas en adultos y en niños pudiendo ser con una biopsia de hígado.

En los niños es importante la pérdida de peso y el aumento de la actividad física para ayudar a bajar los valores de transaminasas y la inflamación celular del órgano. La medida preventiva es la más importante y nosotros debemos esforzarnos para mantener el mejor ritmo de vida en condiciones de salud.

No hay como la medicina preventiva. Yo cuido a mis pacientes, oriento, guío, del trabajo, el 90% es de ellos, yo solo contribuyo con un 10% que es la guía alimenticia pero recuerden que una hipertensión arterial, una diabetes mellitus al igual que muchas otras enfermedades no se quitan nunca solo se controlan con medicamento. La alimentación es la base de muchas si no es que de todas las enfermedades.

CALLE FRESNOS No. 226 FRACC. BALCONES DE LA AURORA SALTILLO, COAH.
TEL 844 485-19-21 | CEL: 844 107-47-54

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *