Infusión de jengibre: una bebida con muchos beneficios

Aprovecha las propiedades de la raíz de jengibre con una de las 3 versiones de infusión que te proponemos.
El jengibre está considerado como un alimento muy recomendable por sus múltiples propiedades y beneficios para la salud, ya que es antiinflamatorio, calma el dolor, alivia las náuseas y vómitos, reduce los gases y la hinchazón, ayuda a terminar con el resfriado; y tiene un efecto quemagrasa excelente para adelgazar.
Una de las maneras de intentar aprovechar los beneficios del jengibre es en infusión. Aquí tienes tres versiones.

CÓMO HACER UNA INFUSIÓN DE JENGIBRE:

  • Infusión de jengibre. Toma el jengibre fresco, córtalo en rodajas o rállalo, y ponlo a hervir en agua, dejando reposar durante cinco minutos. Como también estimula el páncreas, produce una mayor cantidad de enzimas digestivas, y si lo tomas después de una comida copiosa, no te sentirás tan pesada.
  • Infusión de jengibre y canela. Prepara una infusión en agua hirviendo poniendo una cucharadita de polvo de jengibre con un poco de canela en polvo o metiendo una rajita en la taza. Además de ayudarte a adelgazar, te ayudará a sentirte menos hinchada. Entre otras propiedades, el jengibre es un poderoso antiinflamatorio y la canela, por su parte,
    ayuda a activar las digestiones difíciles y es muy eficaz para aliviar el vientre hinchado. Es uno de los remedios infalibles para perder abdomen.
  • Infusión de jengibre y limón. Es una de las más populares infusiones porque ambos ingredientes son quemagrasas, ricos en vitamina C y antioxidantes. Para hacer la infusión, pon en una taza con agua hirviendo dos o tres rodajas enteras de jengibre fresco (o prensadas con ayuda de un prensador de ajos). Deja que repose 5 minutos, y agrégale el
    jugo de un limón. Esta infusión resulta muy indicada por las mañanas en ayuno.
    Si te resultan muy intensas, puedes endulzarlas con un poco de miel.
    Las 3 infusiones anteriores solamente están contraindicadas en personas quepadecen gastritis, reflujo o hipertensión.

Redacción por: Irma Gómez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.