LOS BUENOS HÁBITOS EN EL EMBARAZO

·

LOS BUENOS HÁBITOS EN EL EMBARAZO

Llevar una adecuada alimentación durante este maravilloso período es fundamental para el desarrollo y crecimiento de un bebé sano y fuerte. El tipo de dieta que se lleves tendrá consecuencias antes, durante y después del nacimiento del bebé. Incluso ya se sabe que ciertas enfermedades, alergias y/o padecimientos crónicos de una persona, son derivados de los hábitos de la madre durante su etapa de gestación. Y por hábitos me refiero a: alimenticios, sociales, psicológicos y de actividad física.

Entonces, tienes una gran y bella responsabilidad en tu vientre.

Hablando estrictamente del tema de nutrición, es verdad que se incrementa el gasto calórico de mamá, pero también es importante desmitificar el dicho de: “mujer embarazada come por dos”.  Eso es totalmente FALSO.  Primero que nada, es fundamental tomar en cuenta el peso previo al embarazo, si éste no se encuentra en un rango saludable, entonces se debe tener aún más cuidado con la ganancia de peso.  En promedio durante los nueve meses, lo aceptable oscila entre 9 a 13 kg.  No dudes el asesorarte con un profesional en nutrición para que te guíe adecuadamente mes a mes, pues lo más importante es asegurar tu salud y la de tu bebé. Te recomiendo ampliamente que la suplementación (que es obligatoria) que lleves sea orgánica y de origen natural.

Para asegurar una correcta nutrición de ambos, les dejaré algunos consejos y que puedes comenzar a hacerlos de manera inmediata:

  1. Ingiere más alimentos y menos comestibles: Un ALIMENTO es aquél que por su naturaleza nuestro cuerpo lo digiere y lo aprovecha en mayor porcentaje, estos son los de origen natural. Una vez que un alimento pasa un proceso industrializado, se vuelve menos biodisponible para tu organismo, y los nutrientes que éste realmente aporta son casi nulos, y entonces se convierte en COMESTIBLE. Además, los aditivos químicos que contienen pasan a la placenta y de ahí, a tu bebé.
  2. Cuida tu intestino: Toma probióticos, los hay de muchos tipos en el mercado: kefir, kombucha, chucrut, etc. Evita en la mayor medida de lo posible el gluten (alimentos que provengan del trigo), los embutidos y los aderezos que no sean de origen natural.
  3. Más verde, menos dulce: Ponle colores a tus ensaladas y verduras al vapor, que siempre tu base sea VERDE. Consume, de preferencia y con moderación, frutas de temporada. Evita consumir alimentos y bebidas con altos contenido en azúcares.
  4. Cocina en casa: Cocinar en casa te permitirá tener control absoluto; es importantísimo que condimentes tus comidas con hierbas y especias. Evita los sazonadores artificiales, están llenos de aditivos tóxicos para tu cuerpo.
  5. Hidrátate adecuadamente: Aumenta la ingesta regular de agua recomendada unos 300 ml. durante el embarazo y 700 ml. durante la lactancia, esto equivale a 1.8 y 2.2 litros respectivamente.
  6. Lactancia materna: Amamantar, además de contribuir a desarrollar un lazo afectivo entre tú y el bebé, es el mejor ESCUDO de defensas que tendrá toda su vida. La microbiota intestinal primaria se comienza a formar gracias a la leche materna, y recuerda que de la salud intestinal depende entre un 70-80% el sistema inmunológico.

Tener buenos hábitos durante esta etapa te garantiza a ti y a tu bebé una vida sana (física, emocional y psicológica). Créeme, esto va más allá de un cuerpo bonito o un peso adecuado, ya que lo que estés haciendo HOY por ti lo es también para tu pequeño. 

Recuerda: pequeños cambios, hacen grandes diferencias.

Por: Lic. Nutrición Luisa Fernanda Guerrero Garza | 87.12.34.01.35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *