¿Por qué quedarse dormido frente al televisor es tan mala idea?

¿Eres de esas personas que necesitan la televisión para conciliar el sueño? Para un sueño de calidad, olvídate de este ritual.

Muchos de nosotros tenemos el mal hábito de ver una película o cambiar de un canal de televisión a otro para quedarnos dormidos, pero esta práctica puede afectar seriamente nuestro sueño. De hecho, como revelan varios expertos del Centro Interdisciplinario del Sueño de París, Francia, quedarse dormido frente a una pantalla es una muy mala idea, y explican que detrás de este fenómeno se encuentran las dañinas luces azules.

La luz azul, enemigo número 1
Las pantallas tienen bastantes de estas luces azules para mejorar el contraste y son similares al brillo de la mañana. Claramente, ésta es una fuerte señal que le dice al cuerpo que es de día y que hay que despertarse. De hecho, estas luces alterarán nuestro reloj biológico interno que normalmente funciona de acuerdo con la luz del día. Tan pronto como cae la noche, nuestros cuerpos secretan naturalmente melatonina, la hormona del sueño que nos ayuda a tener un sueño reparador. Desafortunadamente, con las luces azules nuestro cuerpo recibe una señal de que todavía es de día, lo que retrasa la producción de esta hormona. En otras palabras, tomará más tiempo conciliar el sueño, lo que creará un “desfase”.

Dormir con la mente tranquila
Es igualmente importante irse a la cama con tranquilidad y una sensación de seguridad.
Ver un thriller o incluso una película de terror justo antes de dormir, produce la secreción de adrenalina y cortisol, hormonas que nos mantienen despiertos. Es necesario que el cerebro registre que la cama es un lugar de sueño para favorecer que éste aparezca y se mantenga. Por lo tanto, prohibir la televisión en el dormitorio parece ser lo correcto, especialmente para las personas propensas al insomnio.

Para aquellos que no pueden evitar ver una película por la noche, los expertos recomiendan implementar un “toque de queda digital”. La idea es apagar todas las pantallas que emiten luz azul una hora antes de irse a dormir para relajarse al máximo posible y así favorecer un sueño reparador. Es necesario preparar el cerebro enfocándose en actividades tranquilas y preferir un ambiente de luz cálida. Leer o escuchar música son actividades relajantes mono-sensoriales (utilizan un sentido a la vez), a diferencia de las pantallas que son multi-sensoriales (utilizan varios sentidos a la vez), y despiertan el cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *