Golpe de calor, ¿qué es y cómo evitarlo?

Edición y redacción: Irma Gómez Soriano

Normalmente disponemos de mecanismos naturales para regular el calor corporal, pero cuando las temperaturas suben en exceso como estos días en la Laguna, las consecuencias pueden ser peligrosas. Aun antes de la llegada del verano, les recordamos cómo enfrentarse a ellas:

Niños pequeños, personas mayores y aquellas con enfermedades como afecciones cardiacas, diabetes, afecciones del riñón o del hígado, obesidad, alcoholismo, etc., presentan una defensa disminuida frente a las altas temperaturas, pero el golpe de calor puede producirse en cualquier persona, incluso en las más sanas.

Las manifestaciones de los efectos  producidos por el calor, van desde calambres, sensación de agotamiento, hasta un golpe de calor, que es la forma más grave y que puede incluso llegar a provocar la muerte. El síncope, trastorno que indica que hay un aporte insuficiente de sangre, oxígeno y glucosa en el cerebro, se describe como una sensación de vértigo, con visión borrosa y hasta desequilibrio corporal. La recuperación suele ser rápida y se aconseja colocar al afectado en posición horizontal, sobre una cama para facilitar que el organismo se reponga y vuelva a la normalidad.

El golpe de calor, que se produce cuando la temperatura corporal sube por encima de los 40.5 grados, puede causar daños en las estructuras cerebrales y en el sistema de regulación corporal, con riesgo de que se produzca la muerte. Cuando ocurre en gente joven, suele estar asociado al ejercicio físico, porque son los adultos sanos y de pocos años quienes no tienen miedo de hacer ejercicio con temperaturas superiores a los valores normales, sin darse cuenta de que también ellos pueden resultar afectados. El golpe de calor comienza con una reducción o cese de la sudoración, seguida de dolor de cabeza, confusión, taquicardia, piel caliente, inconsciencia y convulsiones.

En todos los casos en los que se adviertan problemas relacionados con el calor hay que trasladar al afectado a la sombra, mantenerlo con la cabeza un poco en alto, refrescarlo con compresas de agua fría, incluso hielo en la cabeza, y darle agua siempre que esté consciente, además de llamar al médico si fuese necesario y no se repusiera.

Las principales recomendaciones ante las temperaturas altas son:

  Reducir la actividad física en horas centrales del día.

  Si trabaja al sol, alterne con frecuencia periodos de descanso a la sombra.

  Vista ropas ligeras, holgadas y transpirables, y si permanece al sol, cúbrase la cabeza.

  Ingiera con abundancia agua y bebidas no alcohólicas.

  Evitar comidas copiosas.

  Refrésquese con frecuencia mediante la ducha.

  No permanezca mucho tiempo dentro del coche parado y expuesto al sol.

  Descansar con frecuencia a la sombra y prestar atención a niños, ancianos y enfermos.

La canícula 2021 se presentará entre el 15 y 20 de julio y terminará aproximadamente a mediados de agosto, dependiendo de la región, con una duración promedio de 40 días, aunque en ocasiones puede extenderse hasta septiembre. Este fenómeno se debe a un calentamiento del aire excesivo, baja precipitación y cielos despejados. Recuerde mantenerse bien hidratado, usar protector solar, evitar la exposición al sol por más de 20 minutos, llevar ropa ligera preferentemente con mangas largas delgadas y frescas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.