¿Por qué confiar en la vacuna Sputnik V?

Ian Jones, autor del comentario adjunto al ensayo clínico Fase 3 de la vacuna rusa, publicado en The Lancet, consideró que es particularmente protectora y es viable administrarla a un gran número de personas.

La vacuna rusa Sputnik V, desarrollada para crear inmunidad en la población contra el covid-19, había sido criticada por una “prisa indecorosa”, de acuerdo con Ian Jones, profesor de virología en la Universidad de Reading, Inglaterra, quien revisó detenidamente los resultados de los ensayos clínicos Fase 3 de esta vacuna que se publicaron en la revista científica The Lancet acompañados de un comentario adjunto escrito por el profesor inglés.

Ian Jones explicó las razones por las que se puede confiar de la eficacia y seguridad de esta vacuna en la mayoría de los sectores de la población, asegurando que no parece tener repercusiones adversas y, por el contrario, aporta protección a contagios o severidad de la enfermedad conforme más días pasan tras aplicadas las dos dosis que están consideradas. Aunque destacó que la vacuna se aplicó en un grupo étnico reducido (rusos blancos), por lo que en otras poblaciones podría variar el resultado.

¿Cuáles son las claves más importantes del ensayo clínico de Fase 3 de la vacuna Sputnik V?

“Las claves de esta prueba Fase 3 de la vacuna rusa fueron que el número de participantes fue muy grande. Más de 20 mil participaron. Tenían edades desde 18 y más de 60 años. Así que había un buen rango de edades. También teníamos individuos con comorbilidades, que representaban el tipo normal de población. Las únicas limitantes que hubo fueron que la diversidad de la población no era muy amplia. Mayoritariamente eran rusos blancos. Sin embargo, el resultado de los ensayos fue muy claro. En el grupo del ensayo que recibió la vacuna hubo muy pocos casos de covid durante el periodo del ensayo. Mientras que hubo 60 casos en el grupo placebo.

“Es muy claro, incluso con estos números, que la vacuna es particularmente protectora y puede ser producida en una cantidad suficiente para aplicarse en un gran número de gente”.

¿La vacuna desarrolló protección en todas las edades, incluyendo a los mayores de 60 años?

“En este caso, el número de reclutados fue bastante bueno y podemos tener una mejor idea de que la vacuna es tan efectiva en este grupo como lo es con los grupos más jóvenes”.

En cuando al almacenamiento de esta vacuna, ¿leía que puede ser a temperatura de menos 18 grados centígrados?

“De hecho esa fue la temperatura que se usó para la vacuna de la prueba. Se sabe que este tipo de vacuna puede almacenarse por algún tiempo en temperaturas de refrigeradores ordinarios de cuatro grados. Así que el desarrollo de esta vacuna, como se dice, para su aplicación, es un poco más sencillo en comparación con otras vacunas, particularmente con las vacunas de RNA”.

La vacuna tiene similitudes con otras, como la de AstraZeneca y CanSino por contener un vector de adenovirus, pero es distinta porque en la segunda dosis se administra un nuevo vector de adenovirus. ¿Esto es lo que la hace una vacuna diferente a las otras?

“Sí, lo es. Hace una diferencia, y en teoría debería mejorar la eficiencia. Pero lo que se puso a prueba en este ensayo no es si hay una comparación directa con una sola dosis de la vacuna. Pero la idea es que si hay alguna inmunidad preexistente en la población, entonces se debe usar una combinación de dos tipos de serotipos, así se llaman, y entonces al menos uno de éstos no será inhibido por una cierta inmunidad natural y tendrás una mejor oportunidad y una mejor generación de inmunidad”.

En los ensayos hubo algunas personas que se infectaron, pero ¿conforme más días habían pasado de aplicadas las dosis fue menos probable la infección?

“Sí, eso es cierto. La vacuna se aplicó un día y hubo una notable diferencia entre las personas que se infectaron tras 18 días. Se necesita un periodo de dos a tres semanas para generar inmunidad. Algunas personas se infectaron durante ese periodo, a pesar de que las vacunaran. Sin embargo, cuando se les preguntaba qué tipo de infección tuvieron, se encontró que entre más temprano adquirían la infección eran peores los síntomas. Lo que significa que hay algo de protección incluso antes de los 18 días, cuando aparece la protección completa. Así que los datos que hay dentro de este pequeño número son muy prometedores acerca de que la vacuna ofrece ciertos beneficios desde la primera semana de la aplicación”.

Hubo tres muertes de personas con comorbilidades, ¿solo se reportaron estos tres casos? ¿Están relacionados con la aplicación de la vacuna?

“Recordemos que 20 mil personas tuvieron seguimiento y una cantidad sustancial de ellas tenían otras enfermedades o tenían más de 60 años. Así que el resultado de que hubiera muertes, aunque suene regresivo, no es de sorprender. Y el análisis de estos individuos muestra que esto no fue resultado de que se les diera la vacuna, sino que estaba relacionado con otros factores”.

¿Cuál es la importancia, en el proceso del desarrollo de una vacuna, de publicar los resultados de los ensayos clínicos fase tres en una revista como The Lancet?

“Lo que es importante es que el ensayo muestre exactamente a quién se le dio la vacuna, cuántas se aplicaron, cuándo se aplicaron y podamos monitorear esta información. Todo esto ha sido seguido por un estándar internacional. De otro modo es imposible hacer comparaciones entre diferentes sitios geográficos y entre diferentes materiales para su diseño.

“Este ensayo cumplió con estos estándares internacionales, así que los resultados son confiables en todas las partes del mundo en que se use esta vacuna con la pequeña excepción de la que ya hablamos, que fue un ensayo étnicamente corto, así que tenemos que tener en mente que quizá no tengamos exactamente el mismo resultado en una población diferente, pero creo que sobretodo es una vacuna muy efectiva”.

Redacción: Irma Gómez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *